6 Tipos de Liderazgo Directivo

6 Tipos de liderazgo directivo

Existen diferentes cualidades que se valoran en una persona a la hora de conseguir un puesto de trabajo y la capacidad de liderazgo en la empresa es una de las más importantes.

Saber liderar de la forma adecuada es clave a la hora de trabajar en equipo y sacar una situación adelante. Además, el liderazgo lleva implícitas otras cualidades que los reclutadores de las organizaciones anhelan entre sus empleados: ambición, capacidad de trabajo, comunicación y responsabilidad.

Sin duda, el liderazgo en la empresa es uno de los factores que separa el éxito del fracaso. Por esta razón, en la actualidad las organizaciones ya no buscan tanto una figura de “jefe” sino profesionales líderes, personas que sean capaces de enfrentarse a situaciones difíciles con decisión y resolución.

En este artículo te vamos a explicar qué es el liderazgo en la empresa y qué tipos de estilos directivos existen.

Qué es el liderazgo empresarial y por qué es importante

El liderazgo empresarial es la capacidad de una persona para guiar y liderar a un grupo de profesionales en el entorno de una empresa, normalmente con la intención de alcanzar unos objetivos de negocio concretos.

A la hora de definir el liderazgo empresarial es importante distinguir a la tradicional figura del jefe, que es simplemente la persona encargada de un grupo de empleados, frente a la figura del líder, que es aquel individuo que muestra iniciativa, resuelve problemas, se preocupa por cada una de las partes del equipo de trabajo y es capaz de ofrecer soluciones y de sacar lo mejor de cada integrante.

Así, el liderazgo en la empresa es fundamental, ya que la consecución de los objetivos marcados depende de la capacidad de trabajo en equipo y esta es mayor o menor en función de cómo se comporte su líder. Si el líder de un negocio es pasivo y se limita a cumplir sus tareas, la empresa se estancará y eventualmente desaparecerá dado que no podrá hacer frente a la competencia.

Sin embargo, un líder es capaz de animar a su equipo y guiarlo por la senda correcta para alcanzar objetivos de negocio de forma constante. En definitiva, la mayor virtud de un líder empresarial es la de conocer tanto los puntos fuertes como débiles de sus empleados para poder potenciarlos y lograr que la eficiencia de trabajo sea óptima.

6 Tipos de liderazgo directivo 

Piensa en los principales líderes empresariales a nivel mundial: Elon Musk, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Warren Buffet, Steve Jobs, Bill Gates… Te habrás dado cuenta de que son muy diferentes entre sí.

Esto se debe a que existen diferentes estilos de liderazgo directivo, es decir, diferentes formas de ser un líder empresarial. Existen varias clasificaciones posibles, pero la más eficiente es la que se divide en seis categorías, que varían en función de factores como la relación del líder con los empleados o el tipo de negocio del que estemos hablando.

1. El liderazgo burocrático

El primer estilo directivo del que vamos a hablar se denomina liderazgo burocrático. Este tipo de liderazgo se basa en el cumplimiento estricto de las normas y ha demostrado ser eficaz a la hora de buscar un ambiente disciplinado donde cada hora de trabajo cuente.

Eso sí, el líder burocrático no tiene por qué ser estricto. Su característica principal se basa fundamentalmente en el respeto por las normas y los datos objetivos como única vía posible hacia el éxito.

2. El liderazgo autocrático

Aunque conviene conocer los diferentes tipos de liderazgo, no todos son recomendables para cualquier negocio y, sin duda, el liderazgo autocrático es uno de los más cuestionados.

Este tipo de estilo directivo se basa, como su propio nombre indica, en el poder ejercido sobre el equipo de trabajo. Esto no quiere decir que sea una tiranía, pero sí que la mayor parte de la toma de decisiones y de la responsabilidad recae sobre el líder, mientras que los demás se limitan a seguir sus instrucciones. En ocasiones se puede denominar también liderazgo directivo, mientras que en algunas clasificaciones estos estilos se separan, si bien tienen características similares.

3. El liderazgo participativo

También denominado liderazgo democrático, el estilo directivo participativo es el extremo opuesto del anterior. Aquí lo que se busca es mejorar la confianza y comunicación interna del equipo, valorando por igual las opiniones de todos los integrantes y buscando un estado de igualdad y un compromiso que mejore la satisfacción de los empleados.

Tipos de Liderazgo Directivo

4. El liderazgo de coaching

Bajo este título, muy representativo, se agrupan algunos de los conocidos estilos de liderazgo propuestos por David Goleman, experto en inteligencia emocional y liderazgo. Estos se denominarían afiliativo, capacitador, de referencia y de coaching. Sus características son tan similares que es válido considerarlos bajo un mismo título.

La cualidad principal de un coach es la de animar a su equipo, sugerir metas que se alcancen y seguir avanzando con autonomía, ser amable y buscar el bienestar en el equipo. Gracias a la creación de un ambiente productivo, mediante este liderazgo se logran resultados verdaderamente excepcionales.

5. El liderazgo transaccional

Llegamos a uno de los estilos clásicos de dirección y gestión: el liderazgo transaccional. El sistema que está funcionando aquí es el del castigo y la recompensa, que son aplicados por parte del líder para conseguir un condicionamiento conductual de los empleados.

Esta estrategia no es la más popular hoy en día, pero es necesario anotar que un sistema de castigo no tiene por qué ser duro, sino que puede ser creativo y educativo, mientras que un sistema de recompensa puede funcionar incluso con otros estilos de liderazgo.

6. El liderazgo transformacional

Hay múltiples formas de definir el liderazgo transformacional desde el punto de vista teórico. En resumen, se basa en cierta retroalimentación que se da entre líder y empleados: el líder apoya y anima a sus empleados, mientras que estos le demuestran su bienestar y le apoyan en su tarea de liderazgo.

El liderazgo transformacional y el transaccional son modelos opuestos, y sin duda este último estilo directivo de gestión es el preferido por una buena parte de compañías, ya que está considerado “el verdadero liderazgo”. Es aquí donde salen a relucir las verdaderas virtudes de un gran líder: la empatía, la flexibilidad, la comunicación y las capacidades de trabajo y superación.

Como hemos visto, el liderazgo es una función vital de la gestión empresarial que ayuda a mejorar la eficacia de los procesos y el equipo de trabajo, además de fomentar la consecución de las metas marcadas por la organización.

Por este motivo, el liderazgo empresarial tiene una demanda cada vez mayor, ya que los problemas globales de importancia requieren de líderes capaces de buscar soluciones creativas e innovadoras y aprovechar el poder de las personas para alcanzar esos objetivos comunes.  Por ello, desde el Executive MBA Oviedo se hace especial énfasis en el aprendizaje práctico de las claves del management y los tipos de liderazgo para convertirte en un agente de cambio y empresario de éxito.