Qué es la recompra de acciones

La recompra de acciones como forma de retribución al accionista

Las empresas pueden devolver las ganancias a sus accionistas a través de dos fórmulas principales: el pago de dividendos o la recompra de acciones. Las razones para que una compañía se decante por un método u otro se fundamentan en decisiones estratégicas. Si bien es cierto que, en los últimos años, hemos visto un número creciente de entidades que se han decantado por la recompra de acciones como forma de retribuir al accionista.

En este artículo centramos la mirada en definir en qué consiste la recompra de acciones, qué motivos pueden llevar a una empresa a llevar a cabo esta táctica y qué métodos utiliza.

Qué es la recompra de acciones y por qué una empresa recurre a ella

La recompra de acciones, conocida como share buybacks, es una transacción mediante la cual una empresa compra acciones propias a sus inversores. Por tanto, se trata de un mecanismo que permite a la compañía repartir beneficios cuando tiene exceso de liquidez devolviendo fondos a sus accionistas.

En este sentido, la recompra de acciones comparte el mismo objetivo que el pago de dividendos, con la diferencia de que este se realiza en efectivo. Además, a nivel fiscal también supone cierta eficiencia dado que la recompra de acciones no conlleva carga tributaria, mientras que los ingresos financieros por dividendos sí.

A través de la recompra se reduce de forma efectiva el número de acciones en circulación. En consecuencia, aumentan tanto la demanda de acciones como su precio y, por ende, el beneficio por acción (BPA).

Esta fórmula resulta especialmente útil cuando la empresa considera sus acciones infravaloradas y desea elevar su precio. Es un buen indicativo de la rentabilidad del negocio y puede incrementar el valor de sus acciones a largo plazo. Además, la recompra de acciones también permite a la entidad transferir el excedente de capital inactivo en el balance de sus accionistas.

Infografia - recompra de acciones

Así, una empresa puede optar por recomprar sus acciones por diferentes motivos, entre los que destacamos:

  • Cuando compañía percibe que sus acciones están subvaluadas o quiere incrementar el precio de la acción.
  • Cuando la organización busca flexibilidad para distribuir el exceso de liquidez a los inversores.
  • Para aprovechar la estructura fiscal de aquellos mercados en los que los dividendos de efectivos conllevan cargas impositivas.
  • Para reducir el número de títulos en circulación.
  • Para evitar un posible intento de adquisición por parte de un gran accionista.
  • Cuando se busca dar valor al accionista. Al disminuir las acciones en el mercado, su valor aumenta. En consecuencia, el accionista aumenta su participación en la empresa y la rentabilidad por dividendos se incrementa.

La recompra de acciones conlleva aspectos positivos para los accionistas, pero también implica ciertos rasgos negativos. Por un lado, puede indicar que la empresa no cuenta con oportunidades rentables para invertir su liquidez y esto puede enviar una señal negativa a los inversores que tienen como objetivo una apreciación del capital a largo plazo.

Por otro lado, la recompra puede ser muestra de una merma de la confianza de la empresa en sí misma y los accionistas pueden optar por vender su participación en la compañía. Tampoco hay que olvidar que el proceso de recompra requiere tiempo y recursos, lo que implica costes para la empresa.

Métodos de recompra de acciones

Las empresas disponen de diferentes mecanismos para llevar a cabo la recompra de acciones. Analizamos los principales.

Métodos de recompra de acciones -esquema

Oferta de precio fijo

La empresa hace una oferta de precio fijo para comprar una cantidad determinada de acciones. Este precio suele estar por encima del precio de mercado vigente. Si los accionistas ofrecen vender un número superior de acciones a la ofertada, la entidad comprará títulos de diferentes inversores de forma proporcional.

Subasta holandesa

Funciona de forma similar a la compra de precio fijo con la diferencia de que la empresa establece un rango de precios mínimos y máximos. Los accionistas cotizarán el precio al que están dispuestos a vender sus acciones y, tras recibir las ofertas, la entidad adquirirá los títulos al precio de compra más bajo y pagará ese importe a todos los inversores que presentaron ofertas por debajo de ese pecio.

Mercado abierto

A través de este método, los títulos se compran directamente al precio de mercado. Es una forma directa y rentable de recomprar acciones, que además ofrece flexibilidad a la empresa dado que puede optar por adquirir esas acciones en el momento que mejor le convenga cuando las condiciones del mercado sean favorables.

No obstante, existen límites diarios de recompra como la Regla 10B-18 de la Comisión de Bolsa y Valores que establece que el emisor no puede comprar más del 25 % del volumen diario promedio que se dé en ese título.

El método de mercado abierto representa casi el 95 % de todas las recompras que se llevan a cabo en los Estados Unidos, un país en el que durante los últimos 25 años ha habido más recompra que emisiones de acciones. De hecho, según señaló el estudio de Bolsas y Mercados Españoles con datos de 2018, la compra de títulos propios superó a los pagos en dividendos de forma recurrente desde 2010 en dicho país.

Estas son las tres principales formas en las que la empresa puede llevar a cabo la recompra de acciones, aunque también puede contemplar una negociación directa de un paquete de títulos con ciertos inversores.

Recompra de acciones, una fórmula en auge para devolver fondos a inversores

En España, la recompra de acciones es cada vez más frecuente para retribuir a los accionistas según señala el estudio citado anteriormente elaborado por BME.

Dicha investigación reveló que en 2018 las sociedades cotizadas españolas recompraron títulos, que posteriormente amortizaron, por valor de 3.520 millones de euros. Todo un récord en la bolsa de nuestro país.

La recompra es una alternativa en auge que debe complementar el pago de dividendo como forma de devolver fondos a sus inversores.

Si quieres aprender de primer mano estas y otras estrategias financieras para administrar tu empresa, en el MBA de la Cámara de Comercio de Oviedo encontrarás la formación que necesitas.

Los comentarios están cerrados.