Misión Corporativa

Por qué es necesario tener una misión corporativa

En 2023 la creación de empresas se disparó un 9,1% en España respecto al periodo anterior. Las cifras dejan claro que la tasa emprendedora es positiva y cada año surgen nuevas empresas destinadas a conquistar el mercado. Esta alta competitividad convierte a la misión corporativa en un elemento clave para marcar la diferencia, establecer una identidad propia y hacerse oír ante los clientes potenciales.

Sin embargo, un alto porcentaje de ejecutivos, gerentes y emprendedores todavía no tienen claro el concepto de propósito o misión corporativa, ni siquiera comprenden la importancia que juega en el éxito de su proyecto. Para evitar que esto te suceda a ti, hemos abordado el asunto en este artículo.

Al concluir, tendrás claro qué es la misión corporativa, por qué es necesario tener una y cómo articularla de forma efectiva para que llegue hasta tus empleados y tu público.

¿Qué es la misión corporativa y qué función cumple?

La misión corporativa se define como el propósito u objetivo por el que trabaja una empresa. Dicho de otro modo, la misión es lo que la entidad quiere lograr, a lo que aspira. Esta intención va más allá de generar ganancias, puesto que este es un objetivo común de cualquier negocio. La misión traspasa la esfera meramente económica y ahonda en la razón de ser del proyecto.

Así, la misión empresarial detalla lo que hace la empresa, por qué lo hace y para qué lo hace. También puede incluir una declaración de valores y queda plasmada por escrito con precisión en la declaración de misión, donde se deben aclarar, al menos, estas tres cuestiones:

  • El “qué” de la empresa: a qué se dedica y qué valor entrega a sus clientes en forma de productos o servicios.
  • El “por qué” de la empresa: por qué existe y por qué hace lo que hace.
  • El “para qué” de la empresa: cuál es el principal objetivo que orienta sus acciones.

Veámoslo con el ejemplo de Coca-Cola cuya misión es “refrescar el mundo y marcar la diferencia”, tal y como la propia corporación expresa en sus comunicaciones públicas. Su propósito, más allá de vender bebidas, es buscar continuamente formas de mejorar la vida de las personas tanto a nivel físico como espiritual y diferenciarse del resto a través de prácticas sostenibles y responsables.

Esta declaración de misión le ha ayudado a mantener un tipo de liderazgo efectivo en la competida industria de las bebidas no alcohólicas durante más de un siglo. Y como puedes apreciar, no reside únicamente en obtener ganancia monetaria, aunque está claro que sin ella ningún proyecto empresarial sobreviviría. Más bien, el propósito o misión es lo que resuena en los clientes y ayuda a conectar con ellos, consolidando la identidad de marca y favoreciendo la confianza en sus productos o servicios.

¿Por qué es necesario tener una misión corporativa?

Como hemos visto, la declaración de misión corporativa ofrece una descripción clara y convincente del motivo de la existencia de un negocio, así como de sus objetivos a alcanzar. A través de la misión, una empresa puede construir una identidad y diferenciarse de sus competidores. Pero estas no son las únicas razones que justifican la importancia de tener una misión corporativa.

Vamos a explorar las más destacadas.

1. Crea identidad como marca

La declaración de misión de una empresa es parte de su imagen pública. Cuando está bien definida, proporciona un mensaje claro y coherente sobre el propósito de la organización. Esto permite establecer una identidad sólida y reconocible en el mercado que resulte atractiva para todos los agentes, incluidos empleados, inversores y consumidores.

Para lograr que la misión cree identidad, todas las comunicaciones, desde la publicidad hasta las interacciones con la audiencia, deben reflejar esa misión, proyectando así una imagen coherente ante el mundo.

2. Ofrece diferenciación en el mercado

Lo hemos visto al inicio del artículo, vivimos en un mundo altamente competitivo donde hacerse un hueco es cada día más complicado. La misión corporativa puede convertirse en un elemento diferenciador al comunicar con claridad quién es la empresa como marca y qué hace que sea única respecto a lo que ya se está ofreciendo en el mercado.

3. Orienta la toma de decisiones

Las empresas enfrentan numerosas toma de decisiones cada día, desde las más pequeñas hasta las estratégicas de las que depende el buen rumbo de la empresa. Una misión bien definida proporciona un marco de referencia para que los líderes empresariales se mantengan enfocados en sus metas y tomen decisiones coherentes con dichos objetivos.

En consecuencia, la misión actúa como un faro, garantizando que cada decisión que se toma y cada acción que se implementa está en consonancia con el propósito general y contribuye a alcanzarlo.

Infografía-Necesidad de tener Misión Corporativa

4. Consolida la cultura laboral y mejora el compromiso

La misión proporciona una guía para que la cultura empresarial y el entorno laboral se desarrollen de forma positiva. ¿Qué crees que contestarían numerosos empleados al preguntarles por qué se les paga? ¿Por proporcionar un producto o servicio o por aportar un valor a la sociedad? En esta última afirmación reside la importancia de la misión corporativa.

La plantilla necesita comprender el “por qué” de la existencia de la empresa para sentir que su trabajo suma y forma parte de un objetivo general común. Cuando los empleados conocen el propósito de su trabajo y entienden cómo este tiene un impacto significativo o contribuye a un objetivo mayor, la motivación crece y el sentimiento de pertenencia se ve reforzado. Todo esto revierte en un aumento del compromiso, en un mejor desempeño y en una mayor satisfacción laboral.

5. Fomenta la atracción de talento

La misión puede ser el factor determinante para que una organización se convierta en la empresa de los sueños de un profesional y quiera postularse para trabajar en ella. Si los solicitantes se identifican con esa declaración, saben qué tipo de personas trabajan allí y qué se espera de ellos, es más sencillo que estén dispuestos a ofrecer su talento, involucrarse y contribuir activamente en el crecimiento del negocio.

6. Favorece la captación de clientes

La misión corporativa puede ayudar a fomentar una conexión emocional con los clientes, siempre que este propósito esté bien formulado y resuene con los propios valores de la audiencia. Por lo que resulta fundamental para captar clientes y estimular las ventas.

Piensa que la misión va más allá de las características o los beneficios que una empresa (o su producto o servicio) puede ofrecer al mercado, sino que otorga al discurso un valor más profundo, emocional y persuasivo. La misión ahonda en el “para qué”, dando importancia a los productos o servicios más allá de su valor intrínseco.

De hecho, miles de marcas utilizan su misión corporativa para captar clientes como el caso de Apple. La corporación de Steve Jobs vende más que un smartphone. Apple vende innovación, creatividad, desarrollo y crecimiento; por eso puede lanzar su iPhone al mercado a precios que pueden parecer desorbitados, pero con público fiel dispuesto a hacer esa inversión. Y esto es posible gracias a la misión, porque los clientes ven esos valores, no solo un simple teléfono ante ellos.

Cómo crear una declaración de misión corporativa

Todas las empresas, independientemente de su tamaño o sector, deberían tener una misión que oriente sus acciones y estrategias. Sin una declaración clara y concisa, es difícil destacar y definir prioridades.

Si estás pensando en dar vida a una idea de negocio y no te has detenido a definir su misión; o si ya lideras tu propia empresa, pero sientes que tu misión necesita actualizarse, estas breves pautas te ayudarán a darle forma.

En primer lugar, describe qué hace la empresa. Para ello, trata de identificar las necesidades del público objetivo y especifica qué productos o servicios ofrece la organización para resolverlas.

Con esto claro, debes responder a: ¿por qué la empresa hace lo que hace? Y a partir de ahí profundizar en el “para qué” existe la empresa y qué impacto busca tener en el mundo. Se trata de describir ese fin específico que pretende el negocio hacia sus clientes, empleados y la sociedad en general.

Una vez que tengas estas tres ideas sobre la mesa, estarás preparado para enunciar la misión corporativa de tu proyecto. No hace falta que sea extensa, con una o dos líneas debería bastar. Del mismo modo, es importante que huyas de lo genérico y te centres en ser más concreto. Si tus competidores podrían utilizar exactamente la misma declaración de misión que has esbozado, dale una vuelta de tuerca. Se trata de ser único.

Por último, intenta trazar una misión específica, mensurable, alcanzable, relevante y con plazos determinados (SMART). Si los empleados no entienden la declaración de propósito o no la ven realista, no se la tomarán en serio y la misión no cumplirá su finalidad.

Cabe señalar que desarrollar una declaración de misión es una labor conjunta de la junta directiva, los gerentes y sus equipos a llevar a cabo durante las sesiones de planificación estratégica. Además, se trata de un documento vivo que debería actualizarse cada ciertos años o según resulte preciso, por ejemplo, tras experimentar un cambio significativo en el propósito o dirección empresarial.

Ahora ya conoces la importancia de la misión corporativa. Si quieres continuar dando pasos para labrarte una carrera profesional en el ámbito de la gestión y la dirección empresarial, no dudes en consultar el programa académico del Máster MBA de Oviedo que organiza año tras año y con marcado éxito la Cámara de Comercio.