7 Claves para disfrutar más en el trabajo

7 Claves para disfrutar más en el trabajo

El trabajo no es simplemente un medio de ganarse la vida. Los profesionales del siglo XXI trabajan por pasión, compromiso y autorrealización. Sin ir más lejos, uno de los conceptos de los que se vienen hablando habitualmente en la actualidad es el de “salario emocional”, ya que las personas esperan no simplemente recibir una remuneración económica, sino que el trabajo que realizan esté alineado con sus intereses y necesidades.

Qué valoran los profesionales

En la actualidad, los profesionales valoran con mucha mayor fuerza la posibilidad de conciliación, la libertad de horarios, el trabajo por objetivos y las reglas claras y definidas en el trabajo, basadas en datos objetivos. La pandemia ha ayudado además a incorporar cambios en la organización y proporcionar un nuevo modelo de trabajo en el que es posible valorar las ventajas y desventajas del home based o lo que es lo mismo, trabajar desde fuera de la oficina, lo que influye en la satisfacción laboral.

Conocer los factores que influyen en que el personal de una empresa o los profesionales autónomos disfruten más de su trabajo es un aspecto de gran importancia para la productividad. Las personas motivadas consiguen más rápidamente objetivos, son más eficientes y mantienen una actitud orientada al crecimiento y la mejora continua.

Si deseas conocer algunos de los elementos básicos para disfrutar más en el trabajo, toma nota de los siguientes consejos que te vamos a mostrar.

Consejos para disfrutar más en el trabajo y aumentar la motivación

Trabajar no tiene por qué ser una tarea desagradable. Hay varios consejos que pueden ayudar a los profesionales a sentirse más motivados y lograr sus objetivos.

1. Logra pequeñas metas

Una de las formas de aumentar la motivación mientras trabajas es lograr pequeñas metas, que sean rápidas y fáciles de conseguir. Pueden ser responder a un e-mail que llevaba tiempo esperando, resolver una pequeña duda que te hayan trasladado o cualquier otra necesidad que se pueda solucionar rápidamente.

Tal como dijo el oficial de la Armada estadounidense William H. McRaven en un famoso discurso ante una promoción de alumnos de la Universidad de Texas, “si quieres cambiar el mundo, empieza por hacerte la cama”.

La sensación de “logro” que permite alcanzar pequeñas metas y resolver asuntos de menor importancia en la escala de prioridades de tu trabajo te ayuda a motivarte para lograr los objetivos que requieren más tiempo y energía y que son complejos.

2. Haz pausas entre tareas

Las pausas no están reñidas con la productividad empresarial, sino todo lo contrario. Hacer pausas entre tareas no sólo te ayudará a trabajar más eficazmente y ver que te acercas poco a poco a los objetivos del día, sino que también te hará sentirte más motivado al dosificarte después de una tarea que ha requerido mucha energía mental.

Tomarse una pausa de 5 o 10 minutos puede ser útil para hablar con un compañero por Whatsapp, tomarse un café u hojear el periódico unos minutos antes de continuar. Te ayuda a despejar la mente y a tener la sensación de que el trabajo es una experiencia más agradable.

3. Evita la procrastinación

Una de las razones de la infelicidad en el trabajo es el hecho de postergar una tarea una y otra vez, y ver que nunca la logramos. Esta procrastinación te afecta a nivel anímico y profesional, generando la sensación de que no estás siendo lo suficiente productivo.

Lo ideal es eliminar las tareas que se van acumulando en el tiempo y seguir un orden de prioridades. Hay unas tareas más importantes que otras. Cuanto terminas las de mayor peso en tu trabajo, puedes enfocarte en las otras. Pero no dejar tareas acumuladas te ayudará a tener una mayor sensación de disfrutar mientras trabajas.

Claves para disfrutar más en el trabajo

4. Establece hábitos y construye foco

Uno de los aspectos que reduce la satisfacción laboral es la falta de control. Cuando realizamos muchas tareas dispersas y caemos en la “multitarea”, en realidad no estás cumpliendo de manera eficaz con ninguna.

Necesitamos establecer hábitos y construir foco en aquello que es más relevante en cada momento. Si evitas estar preocupado por las tareas siguientes y te enfocas en lo que estás haciendo ahora, te resultará más fácil disfrutar del trabajo.

Una de las estrategias que te puede ayudar a construir hábitos y un enfoque positivo a la hora de trabajar es la formación empresarial. Ésta puede ayudarte a tener una visión 360º del entorno económico y saber adaptarte a los cambios, evitando que la realidad del mercado pueda tomarte la delantera..

5. Respira hondo en los momentos de tensión

El trabajo en el día a día no tiende a ser lineal. Hay momentos de mayor efervescencia emocional y otros en los que simplemente cumples tus funciones de manera óptima.

Entender que las personas pueden experimentar altibajos te ayudará en primer lugar a no sentirte culpable por el hecho de que en el trabajo puedas experimentar momentos de mayor tensión. También te ayudará a aplicar algunas técnicas para reducir el estrés en el trabajo, como respirar hondo, permanecer en silencio unos segundos y continuar con las tareas que estás realizando.  Aquí también surge la importancia de saber gestionar tu energía y no tu tiempo a fin de que te encuentres en óptimas condiciones para cumplir con tus tareas y mejorar tu desempeño laboral.

6. Ordena tu espacio de trabajo

Tu espacio de trabajo es uno de los lugares más importantes. Debes tener en cuenta que pasas en él probablemente unas 8 horas al día de lunes a viernes. Tanto si trabajas desde casa como si lo haces en la oficina, debes cuidar de tu mesa para que siempre esté bien ordenada y evitar que el desorden genere una sensación de estrés y falta de control que pueda afectarte o distraerte sin que te des cuenta.

Muchas personas deciden personalizar su espacio de trabajo de alguna forma que les motive. Puede ser colocando la fotografía de un ser querido, una planta, un muñeco o cualquier otro objetivo que te transmita positividad y te ayude a asociar tu mesa de trabajo con un espacio agradable.

7. Mantén una actitud positiva

La actitud es uno de los aspectos más importantes que nos ayuda a disfrutar del trabajo. Si evitamos la reactividad y nos enfocamos en actuar de forma proactiva para resolver los problemas que surjan en el trabajo, estarás haciendo parte de la tarea más compleja: controlar las emociones para poder disfrutar del camino antes de alcanzar los objetivos.

Para mantener una buena actitud, intenta sonreír o pensar en ideas agradables que te ayuden a quitar la vista de los aspectos que generan preocupación por el pasado o por el futuro, ya que de esta forma podrás estar enfocado en las tareas presentes y tendrás una mayor concentración para poder disfrutarlas.

Desde el MBA en Asturias esperamos que estos consejos te hayan sido útiles y puedas aplicarlos como emprendedor, empresario o profesional en el día a día de tu trabajo.