7 Consejos para hablar en público

7 Consejos para hablar en público

Hablar en público es, para mucha gente, sinónimo de miedo, sudores fríos, nervios y desagrado. Sin embargo, es un reto al que tenemos que enfrentarnos habitualmente, tanto en nuestra vida personal como profesional.  

Comunicar de manera eficaz es esencial para dirigir una empresa. Nuestras competencias como directivos están estrechamente relacionada con nuestras aptitudes y habilidades de comunicación. Independientemente del sector y tamaño de la empresa, un directivo desempeña una serie de funciones, entre las cuales, la comunicación requiere especial atención para ser veraz, clara y oportuna. Hace falta planificar y estructurar lo que se desea comunicar.  Por ejemplo, hablar ante inversores, negociar con un partner o exponer una nueva idea de negocio al equipo son situaciones de lo más comunes. Cada una de ellas contempla una serie de cifras, datos y hechos que formarán parte de lo que se desea transmitir de forma efectiva. 

La buena noticia es que hablar en público puede convertirse en una actividad realmente divertida y placentera si aprendemos a dominarla. Si deseas aprender este arte, pero no sabes cómo empezar, aquí tienes toda la información que necesitas. 

Consejos para hablar en público

  1. Practicar. Como en el entrenamiento de cualquier habilidad, esforzarnos diariamente en mejorar nuestra oratoria es esencial. Muchas veces el miedo nos impide exponernos a hablar en público, pero afortunadamente, conversar es algo que hacemos en todo momento. Ser consciente de la manera que tenemos de expresarnos, observarnos y hacer autocrítica es esencial. Si tenemos que realizar un discurso concreto, la opción de ensayar ante un espejo es perfecta para pulirlo.  
  2. Aprender a improvisar. Si bien es importante llevar un discurso organizado y haberlo practicado lo suficiente como para decirlo con soltura, es necesario tener un plan BSaber improvisar es importante por dos cosas: porque no siempre tenemos la ocasión de practicar un discurso y porque saber hablar en público es una habilidad imprescindible para un directivo que ha de hacerse propiaLa capacidad de improvisación se desarrolla estimulando la creatividad y la agilidad mental, para lo que hay que empaparse de información y exponerse a cometer errores. 
  3. Focalizar en el mensaje: el ‘qué’ antes que el ‘cómo’. Este punto es clave y permitirá que todo lo demás vaya rodado. ¿Alguna vez has estado en un discurso o charla y has sido incapaz de prestar atención? Esto, muy probablemente, haya ocurrido porque el emisor del mensaje estaba más concentrado en qué estaría pensando su público en vez de preocuparse en poner toda la concentración y amor posible a cada sonido que salía de su boca. La pasión se transmite, y puede jugar a nuestro favor o a nuestra contra. 
  4. Sencillez. Como bien dice la popular frase “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. El exceso de información tiene una relación indirecta con la atención que nos presta el públicoUn discurso ha de ser claro, directo y no emborronar demasiado el mensaje. Para lograr esto es importante una buena organización del discurso que nos ayude a no desviarnos de la información que queremos dar.
  5. Seguridad y autenticidad. Como somos seres sociales y emocionales, al igual que la pasión, la veracidad y la seguridad también se transmiten. Una persona que está insegura con respecto a su discurso o su puesta en escena hará que los oyentes pierdan credibilidad.
  6. Voz y lenguaje corporal. El lenguaje no verbal es el 93% de la comunicación, por lo que un buen manejo de la voz y el lenguaje corporal son esenciales. En cuanto a la voz, es importante llevar un tono y velocidad equilibrados: cuando hablamos demasiado rápido, no dejamos que el mensaje llegue al cerebro del oyente. Nuestro cuerpo, el emisor de energía, nos ayudará a transmitir la seguridad que buscamos a partir de una postura abierta y cómoda. 
  7. Otras técnicas para salir del paso. Sabemos que es fácil decir que la clave está en transmitir seguridad, pero… ¿Y si no sé hacerlo? La comunicación conlleva un proceso largo, pero afortunadamente existen algunas técnicas que nos pueden ayudar a dar los primeros pasos. Latécnicas de respiración son muy útiles para relajarnos y controlar la voz y el cuerpo. Por otro lado, visualizarnos a nosotros mismos haciendo un discurso exitoso nos ayudará a ganar seguridad y rebajar el miedo. Como recursos lingüísticoslas anécdotas personales sirven para ganar atención. Si, aun así, las cosas salen mal, siempre podemos recurrir al humor: reírnos de nosotros mismos permite crear una situación cómoda con el público y volverlo más benevolente. 

Los comentarios están cerrados.