Ratios para el análisis de estados financieros

Ratios para analizar los estados financieros

Los ratios financieros permiten a las empresas saber si la gestión financiera es eficaz y conocer las tendencias que afectan a la situación económico-financiera de la empresa. Esto permite a los empresarios tomar decisiones a tiempo, antes de que se produzcan problemas que puedan afectar a la rentabilidad de la compañía.

Conocer los ratios para analizar los estados financieros de una empresa es por tanto un elemento clave en cualquier organización. En este sentido, es muy importante que los que desempeñen puestos de responsabilidad en la gestión financiera de una empresa sean capaces de analizar un balance de situación y saber cuáles son los estados financieros de una empresa a partir de sus ratios.

Desde este artículo nos gustaría que conocieras cuáles son los ratios más importantes para el análisis financiero de una empresa.

¿Qué es un ratio financiero?

Una ratio es una relación entre dos variables. Así, por ejemplo, si hablamos de la ratio de liquidez de una empresa, hablamos de la relación entre las deudas y los activos disponibles que pueden cubrirlas.

Comparar dos elementos financieros nos permite analizar la situación o estado financiero de la empresa. Si el ratio indica que sí que existen activos suficientes para poder pagar las deudas a corto plazo, significa que en el corto plazo la empresa puede asumir sus obligaciones de pago.

No obstante, es importante tener claro que no debemos mirar un único ratio financiero para conocer la situación real de una empresa. Hay múltiples ratios que nos pueden dar una visión más objetiva de cuál es la marcha de la empresa y si se están tomando buenas decisiones.

Principales ratios para analizar los estados financieros de una empresa

Veamos algunos de los ratios más importantes que nos servirán para juzgar y evaluar el estado financiero de una compañía.

Principales Ratios Financieros

Ratio de Solvencia

El ratio de solvencia nos indica si una empresa es solvente o no. La solvencia en finanzas significa que la empresa dispone de suficientes activos para hacer frente a sus obligaciones de pago. Pero eso incluye todos los activos, incluyendo todos los bienes y derechos que forman parte de éste, no sólo los activos líquidos.

Para calcular el ratio de solvencia de una empresa, necesitamos seguir la siguiente fórmula.

Ratio de Solvencia = Activo / Pasivo

Por ejemplo, si el activo total de una empresa es de 1 millón de euros y su pasivo es de 750.000 euros, el resultado sería una ratio de 1.33. Aunque cada empresa es distinta, el punto óptimo de solvencia suele colocarse en 1.5. Por cada 1 euro de deuda que tenga una empresa, debería tener 1,50 € en activos.

Ratio de Apalancamiento

El apalancamiento financiero consiste en el volumen de endeudamiento en que vamos a incurrir para invertir en un negocio y lograr así aumentar su rendimiento. Por ejemplo, si se invierten 100.000 euros en una empresa que va a generar un beneficio de 10.000 euros, si se invierten 150.000 euros se obtendrá un beneficio de 15.000 €, a lo que habrá que restar los intereses de la deuda.

Aunque el apalancamiento financiero puede implicar mayores beneficios, también supone un alto riesgo. Cuanto más alta sea la dependencia del apalancamiento, mayor puede llegar a ser el endeudamiento si no se consiguen los resultados esperados. Esta ratio nos sirve para averiguar si a la empresa le conviene endeudarse ahora para obtener más rentabilidad en el futuro, o el riesgo es muy alto.

La fórmula de la ratio de apalancamiento financiero sería la siguiente:

Ratio de Apalancamiento = ( Activo / Fondos de la empresa ) / BAI / BAIT

Las siglas BAI corresponden a “Beneficios antes de impuestos” y BAIT a “Beneficios antes de impuestos e intereses”.

De esta forma, si una empresa tiene unos activos de 50.000 euros, que le generan un 3% al año de beneficios, y un banco le ofrece un préstamo de otros 50.000 euros para realizar su negocio, al final tendrá un activo total de 100.000 €, pero tendrá que pagar 1200 euros de intereses anuales por el préstamo. Eso significa:

Ratio de apalancamiento = (100.000 € / 50.000 €) / 3.000 € / 1800 €

2 / 1.666666 = 1.20

Como la ratio de apalancamiento es superior a 1, sí que sería interesante apalancarse, ya que obtendría beneficio.

Ratio de Tesorería

A diferencia del ratio de solvencia, el ratio de tesorería nos da una visión más fidedigna de la viabilidad de una empresa en el corto plazo, según su capacidad de hacer frente a sus deudas.

La ratio de tesorería sólo tiene en cuenta los activos líquidos, es decir, el dinero que se tiene en caja y aquellos bienes y derechos que se pueden convertir fácilmente en dinero de forma rápida. Eso incluye, por ejemplo, si la empresa tiene acciones de otras empresas, que puede vender fácilmente y convertir en dinero líquido. Pero no incluye por citar un ejemplo un bien inmueble, como un local comercial, ya que tardaría un tiempo en poder venderse.

Esta ratio sólo tiene en cuenta, sin embargo, las deudas en el corto plazo, es decir, lo que tiene que pagar la empresa en el plazo inferior a un 1 año.

La ratio de tesorería se puede analizar con esta fórmula:

Ratio de Tesorería = Activo líquido / Pasivo corriente

Por ejemplo, si una empresa tiene 30.000 en dinero líquido, y además cuenta con un inmueble por valor de 150.000 €, si su deuda a corto plazo es de 74.000 €, el resultado será: 30.000 / 74.000 € = 0,40. Eso significa que por cada 1 euro de deuda a corto plazo, la empresa sólo cuenta con 0,40 € en dinero líquido y convertible a líquido para hacer frente a esa deuda.

Hay un claro problema de tesorería; la empresa no puede hacer frente a sus pagos a corto plazo. Sería importante que la empresa hubiera hecho una adecuada previsión de gastos antes de llegar a esta situación. No obstante, como tiene un inmueble por valor de 150.000 €, sí que podría pagar a los acreedores llegado el caso si cierra la empresa.

Ratio de Endeudamiento

Esta ratio financiera nos muestra la relación entre la financiación propia y la financiación con fondos externos. Nos muestra el porcentaje del total de deudas con respecto a los recursos de la propia empresa. Por ejemplo, una empresa con una ratio de endeudamiento de 0,35, significa que la financiación externa representa un 35% de los recursos propios. Por cada 35 € de recursos ajenos, la empresa tiene 100 € en recursos propios.

Por tanto, la fórmula de la ratio de endeudamiento sería:

Ratio de Endeudamiento = Pasivo / Patrimonio Neto

Aquí es Patrimonio Neto representa el capital social de la empresa, mientras que el pasivo son las deudas o financiación externa.

Importancia del análisis financiero en la empresa

Conocer los ratios financieros es esencial para saber cómo actuar en el caso de cada empresa. Por su parte, el análisis financiero nos ayuda a ser previsores, evaluar los riesgos y tomar mejores decisiones, así como saber actuar según la situación de la empresa.

Los empresarios deben aprender a utilizar estos instrumentos de análisis financiero para conocer la situación en la que se encuentra una empresa y analizar su viabilidad y rentabilidad económica así como también saber identificar los problemas más evidentes que hay que resolver para que la empresa tenga éxito y obtenga beneficios en el tiempo.